MEX. Tel. (867) 713 77 75 -- USA Tel. (956) 712 89 79

Nuestro país logró una participación de 42.5% en el total de importaciones que realizó Estados Unidos en los dos primeros meses del año; las nuevas reglas de origen del T-MEC han influido en este dinamismo.

México incrementó su participación de mercado en las importaciones de autopartes a Estados Unidos en el primer bimestre de 2024, en comparación con el mismo lapso de 2018.

Su rebanada en este mercado pasó a 42.5%, desde el 38.2% hace seis años, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Este resultado lo obtuvo mientras avanza el proceso de cambio de las reglas de origen en el sector automotriz derivadas del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entró en vigor en julio de 2020.

El punto de comparación de 2018 se consideró porque si bien 2019 fue el año previo a la entrada en vigor de este nuevo tratado de libre comercio, también fue un año atípico por la pandemia de Covid-19, que inició a finales dicho año.

En el primer bimestre del año en curso, las exportaciones mexicanas de autopartes al mercado estadounidense sumaron 13,560 millones de dólares, un avance de 41.1% si se compara con los primeros dos meses de 2018.

Considerando todo el mercado, las importaciones de partes automotrices a Estados Unidos fueron de 31,895 millones de dólares de enero a febrero pasado, lo que refleja un crecimiento de 26.7 por ciento.

El T-MEC creó requisitos de contenido norteamericanos más estrictos para el comercio automotriz libre de aranceles (denominados “reglas de origen”).

México y Canadá cuestionaron la interpretación estadounidense de las reglas de origen: Estados Unidos abogó por un enfoque más estricto para calcular el contenido norteamericano, mientras que México y Canadá argumentaron que las tres partes habían acordado una interpretación más flexible para ayudar a los productores norteamericanos a cumplir con los requisitos de contenido.

Un panel del T-MEC decidió a favor de la posición de México y Canadá, y el informe final se hizo público en enero de 2023. Los tres países han declarado que continúan trabajando para lograr una resolución.

En el primer bimestre de 2024, las exportaciones de autopartes de Canadá a Estados Unidos crecieron 16.8%, a 3,346 millones de dólares; en tanto que los envíos desde China a ese mismo mercado fueron de 2,576 millones, una caìda de 19.2%, a tasas interanuales.

En la producción de autos, el T-MEC incrementa el Valor de Contenido Regional (VCR) de 62.5% que establecía el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a 75%, con una nueva metodología y un crecimiento gradual hasta esa tasa en 2023.

Como parte de los cambios, se establecieron requisitos salariales que estipulan que entre 40 y 45% del contenido del automóvil lo hagan trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora.

Muchas de las normas de origen no se han implementado plenamente debido al escalonamiento (o introducción gradual) de los requisitos a lo largo de un período de años.

Desde la perspectiva de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC, por su sigla en inglés), es probable que el efecto total de las normas de origen no sea evidente hasta que el acuerdo se implemente plenamente en 2027 o más tarde.

Por lo pronto, las tendencias de los datos de producción, comercio, empleo e inversión examinadas de 2018 a 2022 muestran pocos signos de cambios en la competitividad de la industria automotriz de Estados Unidos después de la entrada en vigor del T-MEC.

Para la USITC, es probable que se produjeran cierres de producción debido a la pandemia de Covid-19 y la escasez de chips, que fueron los principales factores de la caída de la producción de vehículos y piezas de Estados Unidos en 2020 y 2021.

Otros factores que afectaron a la industria durante 2020-22 incluyen la transformación en toda la industria hacia vehículos eléctricos e híbridos, que está cambiando la cantidad, el valor y el tipo de diversas piezas de automóvil en un vehículo terminado, lo que tiene implicaciones para las reglas de origen.

Fuente: eleconomista.mx